lunes, 5 de junio de 2017

CONGLOMERADO

Se podía distinguir desde
La posición del observador,
Una cantidad nunca imaginada
De seres humanos distraídos.
Se presentía que su realidad
No era sino un conglomerado de
Percepciones y otras cosas,
De las que cada uno hacía
Patrimonio propio.
Entre tantos intérpretes,
Entre tantos sentimientos
Y sensaciones conquistadas,
Por cada uno de ellos,
Se componía una estela
De expresión confusa,
Al tiempo que distinguida.
Y la realidad merodeaba.
José De Benito (junio 2017)

RECOGE
Si cae sobre tus espaldas
El furtivo sentimiento,
Si cae entre tus cejas negras
La imagen maldita,
Que se sobreviene áspera.
Si se enreda en tu cuello
Y lo descompone en graba,
Si al tenderte cansado
Recoge tus necesarias iras
Poniéndolas en tus pupilas.
Si se mece donde tu dormitas,
Si se adentra en tu lecho
De granito negro.
Entra a la sala soñada,
Sujeta tus ideas con tesón,
Inventa una canción de cuna,
Inventa una pintura teñida,
Di que estás absorto
En tus planes de viaje,
Y comparte la hoja de ruta.

viernes, 2 de junio de 2017

TU CANTO
Tu canto me serena y juega conmigo,
tu música entra en las antesalas
de mi corazón dormido.
Y tu voz y tus cambios de tono,
evocan los mejores deseos,
la necesidad de escucharte
perennemente.
No pares, no termines la estrofa,
no dejes a mi sentimiento baldío,
sigue, sigue, por favor sigue,
sin tus compases y tu tierna música,
no sabría seguir, no pares por favor,
sigue, amor.
José De Benito (mayo (2017)
SEPARARNOS
Esta tarde,
estas canciones tuyas,
que suenan a mar y a brisa,
los simples y profundos sentimientos,
las talladas hojas de nogal en mi mente,
las que desde tu corazón abierto alimentan mis anhelos.
Esta tarde, cuando, pensando en tu apariencia,
te has hecho figura aparecida y mirada permanente,
cuando yo, tendido en la hamaca de los sueños queridos,
he creído que soñaba mientras cogiendo tus manos sabía,
que no te irás ya nunca, que seremos cantores del mismo coro.
Esta tarde, al empezar mi plegaria escrita, en forma de poema,
pidiendo a mi más sincero aliado, ese universo tan querido,
al aparecer tu, y poder coger tus manos, y mirar tus pupilas,
me he convencido, de que solo el sueño eterno podrá separarnos.
José De Benito (junio 2017)

martes, 2 de mayo de 2017




Solía tener más años que
el cocodrilo de mi jardín,
hasta que mi mundo del otro lado
se coló directamente encima,
justo en los espejos del baño,
vi la cara del más grande de todos.
Entretanto busqué
nombres de peces y
se los di a comer,
luego tomé unas gotas de agua
y traduje sus idiomas a otros que
se asemejaran más al mío.
De una manera que desconozco,
jamás le conté a nadie ese secreto.


martes, 4 de abril de 2017

UN MUCHACHO

Como un muchacho toda una vida,
Como un muchacho vivió,
Como tal se sentía, y es por ello
Que de tan frondosa forma vivía.
Como quien siente su devenir,
El de un muchacho, y sabía,
Que se hacía adulto, que crecía,
Que se mezclaba entre mayores,
Que su transcurrir era ya entre
Otros seres que no eran muchachos.
Y supo entonces que sus sospechas,
Las que tuvo siempre, desde niño,
Eran fundadas y ciertas,
Había llegado el día en que apareció
La mujer que de la mano le mostraría,
Como entrar un mundo en el que,
Junto a ella y con su misma mirada,
Sería feliz como hombre.
Y seria grande por dejar de ser muchacho,
Donde se hallase con ella
Sería feliz, por lo mucho que
Se puede amar sin ser muchacho.
José De Benito (abril 2017)

sábado, 1 de abril de 2017

CATAPULTAR SENTIMIENTOS

Cuando escribió su canción,
La que cantaría bajo la ventana
De esa mujer de cuello largo y fino,
Donde se reposaban algunos mechones
De un cabello parido por la brisa,
Subió con cautela al otero,
Desde donde pretendía catapultar
Sus más bellos pensamientos,
Y deseos de hallarse junto a ella,
Y la luz que bordeaba el cerro,
Le hablaba tenue, en el oído,
Diciéndole lo mucho que
Había de cuidar su amor,
Para entregárselo en mano,
Y al mirarla a los ojos,
Decirle muy callado,
Aquí me tienes, soy yo.

José De Benito (abril 2017)